martes, 7 de febrero de 2012

Discordancias a toda plana

El descuido más habitual en las redacciones suele ser el generado por las discordancias gramaticales y aquí tenemos que en los dos casos el sujeto no concuerda con el verbo. Las bombas asustan y un auto atropella.

En los dos casos se mantiene el orden normal del castellano (algunos no reconocen que haya nada normal porque no aceptan que exista ninguna norma y prefieren decir "frecuente", como si el lenguaje fuera solo algorritmos y estadísticas). En los otros titulares de la franja lateral se invierte tres veces: "vuelca camioneta", "muere buzo", "cae extorsionador".

Agota ese esfuerzo casi inhumano de los titulares por llamar la atención a toda costa, pero ya estamos acostumbrados al cacareo. Lo que no podemos aceptar es que se maltrate el idioma solo por ahorrarse el gasto de la corrección del texto.

En el cuerpo de la noticia también se observa la alternancia o vacilación que sufre el régimen del adverbio "cerca" porque arriba dice "cerca al mercado" mientras que en el segundo dice "cerca del pasaje" y en el último párrafo dice "cerca del lugar", tal vez por el matiz de movimiento que tiene el primero, que resulta habitual en Piura.

En la lengua toda variación de forma quiere otorgar una diferencia de significado, pero como no es un mecanismo perfecto podemos cometer errores o establecer variantes sin propósito definido. Nadie es perfecto.

1 comentario:

HjorgeV dijo...

A propósito de la última frase y de ciertos "rritmos".

Salvo eso, interesante y ameno esfuerzo el suyo.

Saludos desde el deshielo alemán.

HjV