jueves, 3 de enero de 2013

Mala coordinación

La noticia se publicó en julio de 2012
Los errores revelan muchas veces cosas difíciles de demostrar. En castellano no se puede decir "una niña huérfana y con epilepsia" porque no resulta correcto unir mediante la conjunción dos cosas que no son equiparables gramaticalmente, en este caso un adjetivo ("huérfana") y un sintagma preposicional ("con epilepsia").
La sintaxis coloquial lo hace especialmente cuando hay una intención de dar énfasis: "huérfana y encima con epilepsia", pero es que la sintaxis coloquial es más flexible que la que rige la lengua escrita donde debió decir: "una niña huérfana con epilepsia".
La manía de quitar los artículos y los indefinidos en los titulares es parte de la gramática de la prensa en muchos países hispanos.
He resaltado también algunas expresiones que merecen también un breve comentario. Me parece inapropiado decir que las autoridades deben "coadyuvar". Su responsabilidad es algo mayor. Pienso que más bien deben promover y procurar directamente el fortalecimiento de esos lazos de amistad. Pueden coadyuvar el clima, el paisaje, la acción de algunas personas o instituciones y otros factores de menor influencia en la tarea de gobernar a los pueblos.
Otra cosa. Además del neologismo que se ha sacado de la manga el entusiasta funcionario al decir eso (tan claro y confuso a la vez) de "ciudanizar la diplomacia", me hizo gracia la metáfora de la "diplomacia coctelera", que parece un cliché cargado de ideología barata. Pero la gramática no tiene nada que objetar a estas manifestaciones de la libre expresión política y el gesto de solidaridad es realmente encomiable y merecía claramente una digna difusión periodística.